30 de noviembre de 2007

Y quiero ser el mundo

quiero ser tú ser yo ser nosotros.

quiero ser parte de la iglesia del agua bendita,

quiero que me bautices en vodka.

Quiero ser la noche que nunca acaba y nos duele en las entrañas

la noche que nos duele en el centro del sufrimiento.

Quiero que seamos las confesiones más vergonzosas,

el sadomasoquismo y el miedo a morir.

Quiero desafiar a las morales eternas de la cama

y que la cama sea cama y paraíso

y que nunca,

nunca

tengamos que mirarnos a los ojos

y reconocer que mañana será un día diferente

1 comentario:

A.V.G. dijo...

siempre queremos lo que nos falta, porque no apreciamos lo que tenemos. Disfrutemos de la cama, el desayuno, la cena, la cama, la nostalgia y todo el roce de sábanas aunque sean de esparto.
Besos y Abrazos.