21 de junio de 2010

Paradisträdet är en av de gamla klassiska krukväxterna i Sverige och har anor sedan mitten av 1800-talet. Eftersom dess ursprung är torra stäppmarker, är det en oöm krukväxt som trivs utmärkt i torr inomhusluft.

Som andra suckulenter trivs Paradisträdet bäst i sandblandad, inte för näringsrik jord. Sol är bäst, men växten klarar också att stå i skugga. Vattning bör ske sparsamt.

Det är ovanligt att ett Paradisträd i kruka blommar. Det är dessutom bara gamla exemplar som kan blomma, och kräver att växten får stå svalt och torrt under vintern.


me he perdido en un campo tan verde entre tantos momentos. difícil querer olvidar un concierto desactualizado en una tarta de boda. una precisión monumental acelera el mundo provocando una división celular imperante; la leche corre y cubre montes enteros de felicidad conyugal aristocratizada.

obviamente, yo estornudo y me cubro la vergüenza con la mano que aún tengo libre -por poco tiempo- y el tiempo parece enmarcarse durante un segundo contra la ventana y quietos todos, perfectamente vivos, merodeamos por conciencias ajenas y dando un saltito empezamos a bailar.

el fin de la historia debería ocurrir en el preciso instante en que "nunca" pierda su sentido. y, por perder y pedir, el fin de la historia debería tener lugar en el preciso instante en que deje de quererte. canta un pájaro fuera y, a ratos, parece primavera en este jardín de mentido verano.

aparece una nube gris y el panorama se funde hacia la memoria.

1 comentario:

tomas rivero dijo...

...el fin de la historia debería tener lugar en el preciso instante en que deje de quererte. canta un pájaro fuera y, a ratos, parece primavera en este jardín de mentido verano...dónde todo se vuelve doméstico:

Doméstica tristeza la de los labios lánguidos.
Doméstica grandeza del sueño reparador y médico.
Doméstica oscuridad la distancia.
Y domésticas vosotras,
palabras gentiles que amenas perduráis
en la boca lidia de los hombres:
su errabunda lengua siempre exige
lo que jamás puede pronunciarse.
Doméstica sed que domeñada labra en la literatura
un camino, un sendero: escarba,
busca para encontrar la raíz del verbo,
porque está hecho de las otras aguas:
esas de las que no quiere beber nadie,
narcótico compuesto de versos y sangre
pócima de la que todos huyen. Doméstico veneno. La palabra doméstica.